COLOMBIA Y EL CARTAGENERO TACÓN Y ROSIQUE

COLOMBIA Y EL CARTAGENERO TACÓN Y ROSIQUE

Aunque hablar sobre la extorsión del sistema capitalista-cristiano que lleva muchos años generando violencia, pobreza y emigración en Colombia, no es un asunto ni grato ni único en una América del Centro, Norte y Sur, donde todo se ignora desde esta España sometida a los mismos miedos y a los mismos tíos del saco y de la sacristía, que están logrando que una cosa que ellos no señalen en sus teles, no existe.

Y por eso, no dejan de hablar, con rabia y sadismo, de Venezuela y Cuba, países muy peligrosos porque no desean la salvación yanqui, ni la redención católica en monopolio, y están lleneticos, en su decir, a rematar de gentes como “el Coletas español”, que menos mal que entre las fuerzas del bien lo han podido aburrir, si no España, estaba perdida si le meten algo de justicia social y decencia de jornal al mundo obrero.

Colombia con mucha parte de su rico en recursos territorio, al margen de estar mucha parte de ella enclavada en la denominada como Amazonía, que dicen los gringos, y lo corroboran todas las cadenas de televisión en España, que los derechos históricos de la Amazonía les pertenece a los blancos de los EE.UU, en la citada Amazonia, de cada cinco árboles que crecen, o crecían, en el planeta Tierra, hasta hace muy poco, porque el ritmo de destrucción y tala de la selva es más que bestial y horroroso por parte de las santas madereras, cuatro árboles de los cinco citados, crecían en la Amazonía.

Y para una vez que de un cartagenero de Cartagena de Levante todavía se guarda memoria de él en Cuba y en Colombia, de Miguel Tacón y Rosique, en Cartagena, su ciudad natal, sigue pasando totalmente desconocido porque en ninguno de los dos países donde representó al poderío español en Las Indias, reproduzco la prosesiones cartageneras

A Miguel Tacón y Rosique, Cartagena, España, 1.775. Madrid 1.855, marino sin barco, porque para eso se les alquilaba a Holanda, Inglaterra, o Francia, y después militar del ejército de tierra, gobernador en su día de Popayán, Colombia, y capitán general de Cuba, como los dos cargos más relevantes de su vida, le cabe en su historial el haber trabajado con todas las fuerzas de su desprecio hacia los indianos y criollos, para que se iniciara la primera gran escaramuza generadora de las guerras civiles inmediatas, que en las tierras continentales indianas se desarrollaron para que el león imperial Ibérico, derrotado, se volviese a este lado de la mar a rascarse las pulgas.

Y en Cuba, al margen de poner la isla socialmente al borde de una catastrófica guerra civil, plantó Tacón por doquier, en una tierra de dulzura, una animadversión hacia España y lo español, que aventó toda duda al respecto de los cubanos sobre su continuada o no vinculación con España. Y con rabia y resolución lanzaron, sin ya posible vuelta atrás, el emancipador grito liberalizador de Yara.

Pero, a pesar de todos los pesares, el desprecio actual de España hacia La Hispanidad, el sometimiento, la humildad y la patética derrota hacia el militarismo yanqui, dice muy mal a favor de unas gentes españolas, despreciadas en Inglaterra que ya no las dejan ni pasar al país, mientras los ingleses cultivan sus alimentos utilizando y envenenado la tierra cartagenera que se sepa; al tiempo que los españoles siguen siendo mal vistos en Alemania y Francia; desprecio que España devuelve a todo lo iberoamericano.

Las Canarias comieron, vivieron, se reprodujeron e hicieron sus ciudades e infraestructuras urbanas y agrícolas gracias a Venezuela y Cuba; porque Madrid, por fuera de algunos litros de agua bendita, poco más le ha mandado.

Y por eso da cierta rabia y coraje el silencio cómplice español hacia las granujerías del amasijo capitalista-cristiano hacia toda la Hispanidad, ahora especialmente hacia Colombia.

Salud y Felicidad sin covid. Juan Eladio Palmis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *