MAR MENOR, EL REJON DE MUERTE DE LA MINISTRA ZOCIALISTA.

MAR MENOR, EL REJON DE MUERTE DE LA MINISTRA ZOCIALISTA.

Y llegó la ministra socialista del moderno socialismo español hecho en Usa, tras Suresnes, y nombró “la bicha”: los euros a robar y sisar, en lo que está resultando ser el genocidio ambiental más rentable para los partidos políticos en todo lo que va de la historia de su dictadura política, o mordida tipo lagarto de Comoras, a un Mar Menor Muerto, con unos ribereños que, como muy poco, estamos todos agilipollados, o como los dinosaurios votándoles a los meteoritos.

De vertidos cero, nada; que a los peces del Mar Menor, aunque a veces les dan calentones, los meaos de los chinos, les encantan; y claro, si los meaos los acompañas de ricos productos químicos reconstituyentes tipo nitratos y demás potingues, así están ellos de poderosos que se quieren salir del agua e irse de paseo a tierra y darle las gracias al Lorzas y su tripulación de “puñalás por euro”.

Fijaros, queridos lectores, lo bonico que va a quedar una franja pantanosa de más de un kilómetro de ancho, a todo el largo de la ribera del Mar Menor, donde puedan proliferar los mosquitos y los cañaverales, cuando las ramblas no den abasto suficiente de vaciar mierda de retretes, mierdas de los chinos, y mierda de la agricultura al Mar Menor, según un negociete a corto y medio plazo, para, por la vía de la experiencia cortijera de la compra de suelo para enriquecer políticos, el día que interese, se deje de verter mierda en el Mar Menor y un puñado de amichis dispongan de todo el suelo en primera línea del Mar Menos resucitado.

Se podía, perfectamente, prohibir toda forma de cultivo en la franja de suelo que se estime conveniente, en la cual no se pueda plantar ni una sola maceta, pero eso significaría que las finanzas de los partidos políticos y de entidades afines; de bolsillos de amichis, perderían el mayor agujero negro de pérdida de euros que hayan conocido, con una impunidad aún mayor que el negocio impune del robo de las vacunas, los tiempos.

Está más que claro, que por la vía anunciada por la ministra socialista Teresa Ribera, que trae el mandato del negocio de todo el gobierno central, de comprar terrenos en la franja litoral en vez de prohibir los cultivos o expropiar, porque una vez comprados con dinero público, se podrán escriturar a la “cofradía” que se quiera y convenga, con capacidad y elasticidad para, en un futuro no lejano, pegar un pelotazo urbanístico de tres pares de cojones, cuando interese revivir el Mar Menor porque obliguen desde Europa.

Todo, por tanto, no pasa de ser un negociazo más; donde, adoptando un aire como si en Madrid no tuviesen cumplido conocimiento de los que está pasando con el Mar Menor, una ministra se acerca a provincias, y dando un trato provinciano de ignorancia y novedad, ata en la intimidad de las reuniones los machos futuros de un negocio que le de continuidad a la dictadura política existente actual, que si el fascismo alemán o europeo se autoestimaba de una duración de un mil años, la actual dictadura política democrática que nos está robando y llevando a una quiebra segura, no se autoestima en menos años de duración.

Como bien saben en Madrid, en Murcia y en la China Comunista, el crear una zona pantanosa en el entorno del Mar Menor que absorba y contenga los cientos de metros cúbicos de las correntías que van diariamente a parar al mar menor, es lo mismico, tiene el mismo efecto práctico de aquellos volcanes que hacíamos con meaos y tierra los chiquillos. Pero, en Madrid, saben, perfectamente, que si hay un pueblo dócil, domado, que el vale todo menos los aspavientos de los chamanes, ese pueblo somos nosotros: los que vivimos en la Cortijá Murciana.

Y, en verdad, servidor esperaba, como es de lógica, que la ministra le dijera al Lorzas que por parte del gobierno central, puede seguir aumentando la talla de ropa; pero nombrar los negocietes de euros en la cortijá murciana, es algo que sorprende.

Salud y Felicidad sin covid. Juan Eladio Palmis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *